El Ateneo Republicano en Bélgica sigue creciendo.

Estimada compañera, estimado compañero:

La nueva Junta directiva, elegida por la Asamblea del 20 de junio, ha empezado su mandato con la firme voluntad de avanzar y consolidar los proyectos de nuestro Ateneo. Sólo con vuestra participación, podremos lograr este objetivo y estamos convencidos de contar con vuestro apoyo y vuestra ayuda.

Queremos construir el Ateneo como un espacio abierto y de encuentro alrededor de los valores de libertad y de igualdad. Un espacio también de fraternidad, con frecuencia olvidada, pero hoy tan necesaria y urgente.
Un Ateneo intergeneracional que sea la Casa de quienes compartimos la larga y rica herencia del republicanismo español. No para mirar al pasado con nostalgia, sino para solucionar los problemas del presente y proyectarnos con esperanza en el futuro.

« La República será el símbolo de que los españoles se han resuelto por fin a tomar briosamente en sus manos su propio e intransferible destino » Así termina el manifiesto por la II República de Ortega, Marañón y Pérez de Ayala.
El Ateneo quiere contribuir con sus aportaciones, desde el respeto democrático, a convertir de nuevo la República en el símbolo de un destino mejor para todos.

En nombre de la Junta, os deseo unas felices vacaciones de verano con mis más cordiales saludos republicanos.

Francisco Molera
Presidente de la Junta Directiva

Publicado en Republicanos | Deja un comentario

Crónica del Ateneo Republicano en Bélgica

Cortos y titubeantes primeros pasos

En otoño de 2012 José Antonio Gil de Muro contactó con José Tamargo para exponerle lo que aquél llamó una “iniciativa republicana”. Con la determinación y dinamismo que le han caracterizado siempre, Tamargo asumió con entusiasmo la “iniciativa” y redactó un proyecto de Principios básicos de la constitución de la ‘Asociación Republicana Española en Bélgica’.

Pertrechados con sus “principios básicos”, ambos comenzaron a exponer la idea de crear una asociación republicana a amigos y compañeros de otras luchas. Como corolario de esta exploración de voluntades, en la primavera de 2013 se celebró el “acto fundacional” de la asociación, la cual, por iniciativa de Paco Molera, se iba a denominar Ateneo Republicano Español en Bélgica (AREB). La elección no fue baladí. El pequeño grupo de ciudadanos reunidos en el centro Pianofabriek de St. Gilles (además de los ya citados, estaban allí Juan Gómez-Valadés, Marco de Lera García, Justina Arroyo, Angel Món, entre otros) deseaban inscribir su proyecto en la larga tradición de los Ateneos patrios, lugares de debate plural en el que prima el respeto por las ideas expresadas por el otro y el respeto en la exposición de las ideas propias. Convinieron en la necesidad de contribuir a la propagación de los principios y valores republicanos y, por ende, al advenimiento de la III República Española. Acordaron que la forma más idónea de colaborar en esos objetivos era la creación de un Ateneo plural, independiente, apartidista pero no apolítico, desde luego laico.

Por fin, en la primavera del año siguiente tuvo lugar la asamblea constituyente del AREB, que aprobó los estatutos y eligió su primer Consejo de Administración.

En el mes de julio de 2014 se culminó el proceso de fundación del Ateneo Republicano mediante su registro como ASBL (asociación sin ánimo de lucro) de acuerdo con la legislación belga.

El proyecto

La iniciativa aun modesta no dejaba de significar un acto de responsabilidad ciudadana ante los problemas que padece la democracia representativa en España, aunque no sólo en España. Las instituciones están inmersas en una aguda crisis de confianza. Sólo un 9 por ciento de los ciudadanos confían en nuestra institución parlamentaria. Por lo demás, de todos es conocida la impopularidad creciente de la institución monárquica, provisionalmente velada por la abdicación de Juan Carlos I y el acceso al trono de su hijo Felipe.

La crisis de la democracia representativa en Europa está dando alas a diversos partidos de extrema derecha, de cuya emergencia se salva al menos por ahora España. La superación de esa crisis no hay que cargarla solo sobre las espaldas de los partidos políticos democráticos. Los ciudadanos hemos de organizarnos, asociarnos, reunirnos para canalizar anhelos y abrir cauces de participación y debate.

El Ateneo Republicano en Bélgica pretende contribuir al debate sobre el futuro republicano de España, dado el deterioro de la actual forma de Estado, la monarquía.

Además, la fundación del AREB tuvo un carácter de reivindicación ciudadana. El futuro de la república es demasiado importante como para dejarlo únicamente en manos de los partidos democráticos. Para superar la crisis de confianza en las instituciones, para defender la idoneidad de la república como forma de gobierno alternativa, los ciudadanos hemos de crear plataformas y asociaciones en las que debatir sobre los problemas y lanzar también iniciativas con vistas a solucionarlos. Y hoy por hoy la monarquía es un problema y la república una solución; una solución que permitirá profundizar la democracia en España, hacerla más avanzada, más social. La República ofrece más participación, más legitimidad, más solidaridad.

Es cierto que la superación de la crisis económica y social constituye la prioridad de todo ciudadano responsable, máxime en un país -España- que es el más desigual de la Unión Europea. Pero no por ello debemos retrasar más la apertura de un debate amplio, democrático, plural sobre nuestro futuro republicano que culmine en una consulta a los ciudadanos dentro de la Constitución y la legalidad. Además, en el caso del AREB, el debate será respetuoso con su pluralismo interno, pues cada republicano, ya sea de izquierdas o no, creyente o ateo, tiene una idea igualmente respetable de cómo habrá de ser la futura república. Importa más compartir los valores republicanos de libertad, igualdad y solidaridad, y el principio de la elección democrática de la más alta magistratura del Estado.

Las actividades

El AREB edita desde abril de 2014 un blog: https://ateneorepublicanobelgica.wordpress.com/author/ateneorepublicanobelgica/

En enero de 2015 se abrió un ciclo de cenas debate, siendo el historiador Angel Viñas nuestro primer invitado. El ciclo contempla también la presencia de representantes de las diversas fuerzas políticas parlamentarias españolas.

Asimismo se organizarán presentaciones de libros y seminarios de temática republicana.

La próxima asamblea anual del AREB tendrá lugar el mes de mayo de 2015, que, entre otros asuntos, procederá a la elección de un nuevo Consejo de Administración.

La composición actual del Consejo de Administración es la siguiente:

– Presidente: José Antonio Gil de Muro Arenas (gildemuro@hotmail.com)

– Vicepresidente: Francisco Molera Aparicio (fran.molera@gmail.com)

– Tesorero, secretario en funciones: Marco de Lera García (marco.delera@gmail.com).

Vocales: Benjamín Bono Aguilar (bbono@telenet.be), Angel Món Iglesias (angelmon46@hotmail.com), Juan Antonio Gómez-Valadés González.

 

 

 

Publicado en FORO DE DEBATE REPUBLICANO | Etiquetado | Deja un comentario

REPUBLICANOS (5).- Benito PÉREZ GALDÓS

Benito Pérez Galdós, novelista y dramaturgo, republicano hasta la médula, es considerado uno de los escritores más representativos del siglo XIX español. Nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843, décimo hijo de un coronel del Ejército. Estudió derecho en Madrid.

En esta ciudad entra en contacto con el krausismo por medio de Francisco Giner de los Ríos, el cual le anima a escribir y le presenta en la redacción de algunas revistas. Se transforma en un intelectual que frecuenta tertulias literarias en los cafés, que asiste puntualmente al Ateneo de Madrid, que recorre incesantemente la ciudad y se interesa por los problemas políticos y sociales del momento? Se define a sí mismo como progresista y anticlerical. En 1868 viaja a París y descubre a los grandes novelistas franceses. A su regreso traduce a Dickens, escribe teatro y, por fin, en 1870 se decide a publicar su primera novela, La Fontana de oro. La obra era todavía romántica pero en ella ya empezaban a verse sus ideas radicales que aflorarán en el decenio siguiente. En estos años comienza a escribir los Episodios nacionales, en la década de 1880, su época de máxima creación.

También en estos años se compromete activamente en política, ya que de 1886 a 1890 es diputado por el partido de Sagasta, aunque nunca pronunció un discurso. A pesar de la oposición ultracatólica que no le perdonó haber escrito Doña Perfecta (1876), un panfleto anticlerical, fue elegido miembro de la Real Academia Española.

La obra de Pérez Galdós se caracteriza por su marcado y nítido realismo. Él es un gran observador con toques geniales de intuición que le permiten reflejar tanto las atmósferas de los ambientes y las situaciones que describe como los retratos de lugares y de personajes. Hasta 1880 Pérez Galdós escribió novelas de tesis, maniqueas, donde los buenos son personajes modernos, abiertos, liberales y progresistas, y los malos, conservadores, tradicionalistas, fanáticos religiosos e intransigentes. Obras simplistas llenas de ardor juvenil. Entre éstas destacan Doña Perfecta (1876), Gloria (1877) y La familia de León Roch (1878). En Doña Perfecta cargó las tintas en el anticlericalismo y en el enfrentamiento entre progreso y tradición; en Gloria repartió por igual la intransigencia religiosa entre judíos y católicos, y en La familia de León Roch entre católicos y liberales.

Desde 1873 a 1912, Pérez Galdós se propuso el ambicioso proyecto de contar la historia novelada de la España del siglo XIX, es decir, desde 1807 hasta la Restauración, con la intención de analizar el protagonismo de las fuerzas conservadoras y de progreso en España. Son 46 novelas distribuidas en cinco series de diez obras cada una, excepto la última que quedó interrumpida y sólo tiene seis. Obras corales, épicas, que cubren la anécdota del protagonista individual. Muy lejos de la novela histórica del romanticismo, Pérez Galdós se documenta con rigor y hasta donde puede de los hechos históricos y los comentarios están narrados con gran objetividad.

Pérez Galdós consigue captar esta pluralidad social y vital con técnicas narrativas nuevas sirviéndose tanto del monólogo interior, como del estilo indirecto o del personaje narrador —que ya había utilizado en los primeros Episodios Nacionales—. Ahora el autor presenta y el lector juzga. La primera de estas novelas es La desheredada (1881), obra naturalista en la que la protagonista, una muchacha loca que está en el manicomio de Leganés (Madrid), se cree descendiente de un aristócrata y acaba en la prostitución; El amigo Manso (1883), obra que ya anuncia las “nivolas” de Miguel de Unamuno, plantea el contraste entre un profesor krausista y su superficial y taimado alumno; en Tormento (1884) la protagonista es engañada y seducida por un sacerdote disoluto y la recoge un indiano enriquecido aunque no se casa con ella; en Miau (1888) describe las penalidades de un cesante progresista durante un gobierno conservador, y el infierno de la burocracia; la usura aparece tratada en Torquemada en la hoguera (1889) en la que se narra la ascensión social de un usurero que acaba convertido en senador; el tema ético y religioso se aborda en Nazarín (1895), que Luis Buñuel llevó a la pantalla, como también hizo con otra novela de Pérez Galdós, Tristana en la que se ve a un sacerdote perder la fe porque su pureza evangélica no es comprendida ni aceptada por un mundo mezquino; Misericordia (1897) está considerada como una de sus obras maestras y en ella retrata a la dulce Benina que mendiga para llevar dinero a la casa en la que trabaja de criada sin cobrar y en la que aparece el retablo más descarnado de la miseria madrileña. Entre todas estas obras destaca Fortunata y Jacinta (1887) el mural más extraordinario sobre la historia y la sociedad madrileña de la época y una de las mejores novelas de la literatura española.

El paso de los años dieron brío a Don Benito, y en 1892 se entregó a la reforma del teatro nacional. El estreno de Electra (1901) supuso un acontecimiento nacional. Al acabar la representación los jóvenes modernistas acompañaron al autor hasta su casa en olor de multitud.

En 1907 volvió al Congreso, como republicano, y en 1909 con Pablo Iglesias, fue jefe titular de la “conjunción republicano-socialista”. Su compromiso político fue el causante de que no se le otorgara el Premio Nobel. En 1920 murió ciego y pobre en Madrid, su ciudad de adopción.

 

Publicado en Republicanos | Etiquetado , | Deja un comentario

Cena debate organizada por el Ateneo Republicano en Bélgica *. “La demonización de la República, 1936” , Angel Viñas

Desde el intante mismo de la proclamación de la Segunda República, el 14 de abril de 1931, las fuerzas políticas opositoras -además de monárquicos, militares, iglesia católica y banqueros, entre otros- empezaron ese mismo día a complotar para finiquitar la misma en el menor tiempo posible y poniendo a su alcance los medios que fueran necesarios para conseguirlo.

La trama que justifica esa conjura se basa, a juicio del historiador Angel Viñas, en seis tesis en contraposición a los argumentos recogidos en la Causa General Instruida por el Ministerio Fiscal sobre la dominación roja en España, de 1943, un extenso proceso de investigación bastante parcial impulsado por ministerio de Justicia franquista, mediante Decreto del 26 de abril de 1940.

La conferencia reunió a medio centenar de personas que tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano las investigaciones llevadas a cabo y plasmadas en varios libros por Angel Viñas sobre la demonización de la Segunda República, « un historiador de rigor, activista de la verdad y demoledor con las falacias del fascismo» como lo definió en su presentacion José Antonio Gil de Muro, presidente del Ateneo Republicano.

Angel Viñas denunció la legitimidad a día de hoy de la Causa General pese a los innumerables estudios de historiadores que demuestran la parcialidad de lo que el franquismo consideró « hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominacinón roja ». Del informe citó varias causas haciéndose eco de otros historiadores parciales reconociendo la situación de prerevolución, clima de anarquía y desgobierno tras la llegada del Frente Popular al poder en febrero de 1936, « que resultaba intolerable y que, unido al asesinato de Calvo Sotelo, hizo entrar en escena finalmente a Franco ».

« Mis tesis son otras » dijo el historiador y diplomático, destacando en primer lugar que las amenazas para la II República empezaron con « la preparación del golpe militar que tuvo lugar nada más celebrarse las elecciones de febrero de 1936 », a continuación, dijo « se empezó a trabajar en la necesidad de crear un caldo de cultivo propenso a la violencia para espolear el levantamiento » Está también la « situación política de la primavera de 1936 » y el clima de violencia « alimentado por la derecha, falangistas, Fuerzas de Orden Público y por sus dos principales agitadores, Calvo Sotelo y Gil Robles, presidente de la CEDA, así como la prensa ». La quinta tesis hace referencia a la necesidad de justificar el golpe militar, contando con la ayuda de Italia y Alemania» seguido por último « al temor de la implantación de un régimen soviético en España, dado que la agitación comunista general estaba movida por la URSS. Todo esto tenía un motivo, destaca Viñas : « justificar la Guerra Civil y el franquismo ». Las pruebas están visibles mientras recordaba la existencia de documentos sobre compra de armas y material bélico a Italia, principalmente aviones. «Hay constancia», subrayó «que el 6 de marzo el banquero, Juan March, dió 500 mil libras de la época, unos doscientos millones de hoy, para comprar armas ».

Viñas recordó que su investigació y análisis de la preparación del golpe ha quedado reflejado en tres de sus libros donde estudia la conspiración del general Franco, los mitos del 18 de julio, que consideraban sovietizados al Partido Comunista y el PSOE e impulsados desde la URSS, y los testimonios de Francisco Serra, el que fuera primer Secretario de Exteriores de Franco y que más tarde denunciaría el caos y el terror sembrado por los falangistas, la propaganda de derechas y desde el diario ABC para convencer a las fuerzas monárquicas a sublevarse. Destacó también el papel de los conspiradores que lograron intoxicar a los británicos para que no apoyaran al gobierno de la República « dando a entender que se preparaba era una revolución soviética según informes del Komintern »

Además de la « Sanjurjada », intento de golpe perpetrado por el genearl Sanjurjo en 1932, hubo otros intentos de levantamiento en 1935 que Franco cortó porque no se daban las condiciones. Tras las elecciones de feberero de 1936 que alzaron a la victoria al Frente Popular la reacción inmediata de la derecha fue sublevarse. Azaña formó un gobierno de republicanos sin comunistas ni socialistas ni anarquistas que no quisieron participar.

El factor de la violencia

Durante los poco más de cinco años de vida, la Segunda República tuvo que hacer frente a numerosos intentos de desestabilización, animados desde varios frentes. Desde el punto de vista político la inestabilidad de gobiernos de distinto signo, con bienios de conservadores e izquierdas republicanas, con sublevaciones que las fuerzas del orden atajaron de manera expeditiva y violenta -revolución de Asturias, Casas Viejas, Yeste y el pistolerismo de anarquistas y falangistas- se convirtieron en el caldo de cultivo para los sublevados. Angel Viñas citó a su colega Eduardo González Calleja cuyo trabajo demuestra que el orden público fue uno de los mayores problemas con los que tuvo que lidiar la Segunda República y el Frente Popular condensó todas esas lacras. « Había una necesidad imperiosa de crear un estado de inestabilidad a través del flujo de la violencia y propaganda para encandilar a los militares pero ¿qué violencia ? » concluyó el historiador. Otra forma de crear ese estado de necesidad eran los discursos incendiarios de Calvo sotelo y Gil Robles que pintaban una vision apocalíptica. Este último pidió también retocar los articulos de la Constiutución que iban dirigidos contra la Iglesia Católica, concretamente la ley de divorcio que se convirtió en un grito de guerra.

En su informe, Gonzalez Calleja cuenta entre el 19 de febrero y 17 de julio de 1936 un total de 272 incidentes y 384 víctimas mortales. « ¿Qué hay detras de estos números, cabe responsabilizar al gobierno republicano que intentó mantener el orden por todos los medios ? » Las fuerzas de seguridad fueron contundentes, provocando el 74% de los casos de muertes. El gran responsable de la violencia mortal fue el propio Estado. La represión del gobierno de Azaña no tuvo mucho éxito pese a que la derecha habla de conducta despótica del gobierno republicano. Pero lo cierto es que el gobierno de aquella época no pudo crear cauces para el diálogo porque muchos gobernadores civiles y alcaldes tenían mala fe. Cabe destacar que el 77 % de los incidentes se saldaron con una sola víctima, fue una violencia atomizada y desestructurada, solo hubo ocasiones de muerte numerosa en raras ocasiones en los incidentes de Logroño, Madrid y Yeste. Prevaleció la confrontación de carácter individual. Las estadísticas disponibles desmienten rotundamente el mito de la persecución y el martirologio derechista, según publica González Calleja.

La mayor parte de los incidentes se produjeron en localidades rurales. De 384, 163 fueron en poblaciones de menos de 10.000 habitantes y 87 en más de 100,000. Madrid fue la ciudad más castigada. Hubo varios asesinatos muy importantes que aumentaron la crispación pero es muy importante destacar que en estas algaradas no se detectaron actos revolucionarios, sino pistoleros de derechas e izquierdas. Los incidentes más numerosos fueron en comunidades rurales, principalmente en Castilla la Nueva, Andalucía occidental y Extremadura que eran regiones de latifundios.

No fue la violencia lo que llevó a la guerra civil, concluyó Angel Viñas, pues empezaba a remitir a finales de primavera. « Lo cierto es que la maquinaria del golpe ya estaba en marcha ». El 11 de julio despega de Londres el Dragon Rapid que llevaría a Franco de Canarias a Marruecos. « Franco ya habia decidido unise el 15 de junio, la operación estaba en marcha una semana antes del asesinato a manos de los socialistas, en represalia por la muerte de un teniente de la guardia de asalto, de Calvo Sotelo, que fue el que más hizo para la sublevación junto a March. Y asi se escribe la Historia, cierta historia».

Javier JForero

*[El acto tuvo lugar el 21 de enero de 2015]

 

Publicado en Animamos a la lectura de la Constitución de la II República Española | Etiquetado | 1 Comentario

Intelectuales y republicanismo

El “Mono Azul” fue una de las principales publicaciones de carácter cultural, intelectual y artístico editadas durante la Guerra Civil española, que en realidad era una hoja suelta con el formato de un periódico. Se subtituló como “Hoja Semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura”, y aunque tuvo esta periodicidad durante los dos primeros años, y desde mayo a diciembre de 1937 incrustada los jueves en el diario madrileño La Voz, entre 1938 y 1939 la tuvo mensual.
El coordinador de la revista más combativa de los intelectuales durante la contienda, a la que se le quiso dar un carácter popular y que desplegó una gran labor propagandística durante la defensa de Madrid realzando la labor en las trincheras, fue el poeta Rafael Alberti, pero también se dan como responsables de la misma a María Teresa de León, José Bergamín, Rafael Dieste, Lorenzo Varela, Antonio R. Luna, Arturo Souto y Vicente Salas Viu.
Se trata de una publicación que trató de comprometer a los intelectuales españoles con la causa republicana, así como dar a conocer a los extranjeros que la apoyaban. Abarcó todos los géneros literarios y periodísticos, con artículos políticos y de crítica literaria, editoriales, documentos, narraciones, noticias teatrales, composiciones poéticas, fotografías o ilustraciones, como las del propio Alberti o las de Pablo Picasso.
Prácticamente participan en ella todos los intelectuales adheridos a la causa republicana, además de los ya citados, cabe mencionar a Miguel Hernández, Vicente Aleixandre, Vicente Huidobro, Luis Cernuda, Antonio Machado, Corpus Barga, León Felipe, Rosa Chacel, Emilio Prados, Octavio Paz, César Vallejo, Juan Gil-Albert, Tomás Navarro, Pablo Neruda, Rosario del Olmo o Ramón J. Sender, entre otros muchos.
La colección consta de 47 números y fue reeditada en facsímil en 1975.
(…)
Realmente desde el espíritu republicano se echa de menos hoy el compromiso de los intelectuales españoles con la causa republicana, con la nueva república que debe llegar. Un apoyo que, cuando la República fue atacada por el brutal golpe de estado fascista que nos llevó a una guerra civil, se mostró claro y contundente. Muchos de nuestros intelectuales de “izquierda” prefieren permanecer callados, no significarse, mientras que aquellos que defienden a ultranza la monarquía no dudan en significarse.
No fue así en lo referente a los intelectuales republicanos en el 36. No dudaron nunca en exponer claramente sus ideales. En 1937 se celebró en Valencia el Congreso Internacional de Escritores Antifascistas, allí pudo conocerse quiénes eran los escritores que defendían la democracia y quienes preferían para España un gobierno dictatorial al estilo del nazismo alemán, entre los primeros Miguel Hernández, María Zambrano, Bergamín, Luis Buñuel, Cernuda, Rafael Alberti, Emilio Prados, Altolaguirre, Larrea, y muchos más por lo que atañe a los españoles, y en cuanto a los extranjeros apoyaban la República, Malraux, Aragon, Paul Eluard, César Vallejo, Neruda, André Gide, Thomas Mann, Romain Rolland, Aldous Huxley, Cocteau, Dos Passos, Jules Romains etc. Es decir, casi la intelectualidad internacional en pleno.
En España no había duda entre quiénes apoyaban la maldita “Cruzada Nacional” al amparo de Hitler y Mussolini y quienes la rechazaban rotundamente. Esto no impediría que algunos escritores demócratas, al terminar la guerra, por miedo o amenazas, y no queriendo exiliarse, decidieran permanecer en la Península traicionando sus ideales al plegarse a la España vencedora, renegando de su filiación republicana, o simplemente manteniéndose en un prudente silencio al que se llamó “exilio interior”, del cual podría ser buen ejemplo el premio Nobel Vicente Aleixandre. Pero esto no contradice su militancia republicana, su actitud posterior a la guerra fue algo obligado por las circunstancias, si querían salvar la vida. Entre ellos excluyamos a aquellos que como José María Pemán abrazaron con entusiasmado su nuevos empleos de bufones de Franco.
Cierto es que la situación de España en 1936 no puede compararse a la de hoy, pero también es cierto que la labor sigue en curso, en 1939 solo se aparcó de forma obligada, un paréntesis en el tiempo que de ninguna manera ha sido una renuncia. La forma en que se llevó a cabo la mal llamada Transición defraudó unas esperanzas por mucho tiempo consideradas ilusiones, hoy el verdadero cambio casi se toca con la punta de los dedos y también hoy es necesaria la ayuda de aquellos intelectuales que son quiénes son en parte gracias a los textos escritos por otros que no dudaron en comprometer su vida por la causa republicana.
Como excepción a la indiferencia intelectual hacia la III República, en 2013 un grupo de intelectuales españoles, la mayoría de ellos desconocidos para el gran público, redactaron y firmaron un Manifiesto por la III República, que hemos publicado en este blog hace unos meses

El manifiesto lo firman, José Luis Abellán, Laura Alfonseca Giner de los Ríos, Pilar Altamira, Marcos Ana, José Caballero Bonald, Mercedes M. Arancibia, Amparo Climent, Lorenzo Contreras, Julio Diamante Stihl, Antonio Ferres, Josep Fontana, Joan Garcés, Juan Genovés, Belén Gopegui, Juan Antonio Hormigón, Carlos Jiménez Villarejo, Salvador López Arnal, Armando López Salinas, Gloria Llorca Blasco-Ibáñez, María Rosa de Madariaga Álvarez-Prida, Fernando Marín, Carmen Negrín, Mirta Núñez Díaz-Balart, Luis Otero Fernández, Carlos París, Gonzalo Puente Ojea, Ignacio Ramonet, Rosa Regàs, Fernando Reinlein, Miguel Riera, Julio Rodríguez Puértolas, Isaac Rosa, David Ruiz, Nicolás Sánchez-Albornoz, Juan Trías Vejarano, Rodrigo Vázquez de Prada y Grande, Ángel Viñas, Miguel de Unamuno Adarraga, José Daniel Lacalle Sousa, Teresa de Unamuno Adarraga y Matías Escalera Cordero.

Naturalmente y como sucedía en 1936 los intelectuales están divididos ideológicamente entre los dos proyectos de España: los que están de acuerdo con la república democrática legítima y los que prefieren una solución monárquica aunque esté encarnada por un rey fruto de una dictadura atroz. Los firmantes del Manifiesto ya han aclarado su posición, bueno sería que todos los intelectuales lo hicieran…y también los que no lo son, mi llamamiento coincide con el expresado en el Manifiesto:
“(sic) …. va también dirigido hoy a los intelectuales- escritores, periodistas, artistas-, a los que desempeñan tareas docentes desde la escuela primaria a la Universidad, a los que ejercen profesiones liberales- médicos, ingenieros, arquitectos, abogados-, a los integrantes de la decisiva comunidad científica, a los que ocupan cargos en la función pública, y, por supuesto, a la clase trabajadora, que fue y sigue siendo la que más soporta el peso de las injusticias y desigualdades del salvaje capitalismo neoliberal. Y, de manera muy particular, a las generaciones jóvenes que no participaron en la discusión y aceptación de la Constitución de 1978, pero cuyas consecuencias padecen como el resto de la sociedad. Porque nosotros también insistimos en que su savia nutra el futuro”.
Benito Sacaluga, “El Mono Azul”
Fuentes:
Biblioteca Nacional de España
Leopoldo de Trazegnies Granda. Crítica de “Las Armas y las letras” de Andres Trapiello.
Crónica Popular.

Publicado en Intelectuales por la III República | Etiquetado | Deja un comentario

BIBLIOTECA REPUBLICANA.- “La sombra del escarmiento (1936-2014)”

Según el autor, ni el golpe militar del 18 de julio de 1936, ni la guerra civil, ni la represión que siguió a esta y sostuvo el franquismo, son «cosa del pasado» ya superada. Basta examinar los abusos y la prevaricación gubernamental sistemática con respecto a la Memoria Histórica, el revisionismo del franquismo totalitario, el creciente autoritarismo, la formación del nuevo estado policiaco, el recorte de derechos y libertades para darse cuenta de que la sombra del Escarmiento ensombrece un presente de vencedores y de vencidos siempre.

Más información sobre el autor y la obra en los enlaces siguientes:

Sánchez-Ostiz: «El Escarmiento del 36 sigue vivo, su sombra se alarga día a día»
Paula Echeverría. Diario de Noticias (14-10-2014)

Sánchez-Ostiz amplía El Escarmiento del franquismo hasta hoy
Ion Stegmeier. Diario de Navarra-Diario2 (15-10-2014) (Descargar pdf)

Entrevista de Juan Ángel Juristo a Miguel Sánchez-Ostiz sobre La sombra del Escarmiento en «Cuarto Poder» (4-11-2014)

Publicado en "Los archivos de la Iglesia impiden investigar la represión contra los curas republicanos." por Rafael Guerrero* | Etiquetado | Deja un comentario

Antología de temas republicanos de la Guerra Civil

España en el corazón / Spain in my heart / Spanien in herzen es una caja que contiene un riquísimo libro tamaño elepé, siete CD y un DVD con el documental Madrid before Hanita, que revela un dato poco conocido: la participación en nuestra Guerra Civil de unos 300 voluntarios judíos que partieron desde Palestina, junto a un puñado de comunistas árabes y armenios, para unirse a las Brigadas Internacionales. La cosecha de Bear Family es extraordinaria: se han juntado 127 grabaciones, incluyendo un corte con audio de Tierra de España, el documental de Joris Ivens. Musicalmente, abundan los coros. Se repiten piezas como el Himno de Riego, Valle del Jarama, Els segadors, El quinto regimiento, Los cuatro generales o Si me quieres escribir.

Bear Family, la editorial alemana de España en el corazón, no ha dado cabida a las canciones del bando franquista.

Fuente: El País, 11/01/2015.

Enlace: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/20/actualidad/1419095619_920943.html

Publicado en Un espacio para la memoria | Etiquetado | Deja un comentario

ANIVERSARIOS CALLADOS.- La verdad de Juan NEGRÍN: Resistir es vencer

Pedro Luis Angosto
A Carmen Negrín

Hace unos días, Carmen, nieta de Don Juan Negrín López, anunció que el archivo de su abuelo regresaba a casa, concretamente al Cabildo Insular de Las Palmas. Don Juan Negrín no pudo regresar nunca porque aquí mandaba un asesino contumaz, como tantos otros hombres egregios –y Negrín lo fue en todos los sentidos- yace fuera de nuestras fronteras, pero ahora tenemos aquí su verdad, los papeles que desmienten lo del oro de Moscú, que muestran a un hombre con una profundísima formación humana y científica que sacrificó su vida para intentar evitar que España –mientras algunos de sus aliados interiores se dedicaban a eso de las banderas- no cayese bajo la bota del nazifascismo. No lo consiguió porque el Reino Unido impuso la No-Intervención y dejó a España en soledad, porque gracias a esa política las armas que mandaba la URSS a precio de oro se quedaban en la frontera francesa, pero advirtió a Europa, en siete idiomas, en la Sociedad de Naciones: “La guerra de España es el comienzo de la guerra europea, si no ayudáis a España arderá todo el continente…”. Así fue.

Éramos chavales, bastante revoltosos por cierto, de entre ocho y doce años. Corríamos por las calles embarrancadas, subíamos a los árboles, robábamos fruta para comerla en el acto mientras nos disparaban balas de sal, parábamos las acequias, registrábamos escritorios llenos de papeles sin sentido, baúles con olor a membrillo donde yacían sábanas, colchas de punto y algunos recuerdos, jugábamos horas y horas dentro y fuera de casa, patadas al balón de goma, nos apedreábamos con mucho cariño, cristales rotos. Judíos, gitanos, sois más malos que Negrín, nos decían los vecinos, los padres, los abuelos. Luego venía la alpargata, de vez en cuando alguna hostia, y otra vez la frase: “¡sois más malos que Negrín, peor que Negrín, salvajes!”.
El lavado de cerebro que acompañó al genocidio franquista –sin el cual no habría sido posible- surtió efecto en muy poco tiempo. Negrín, de héroe de la resistencia democrática pasó a villano en el régimen del Nacional-Catolicismo, del fascismo español. Sin embargo, nunca se sufrió tanta hambre –en todos los sentidos- como cuando los curas, los militares y los terratenientes recuperaron a sangre y fuego el poder que “por naturaleza” les correspondía. Las píldoras del Dr. Negrín, esas lentejas tan denostadas que fueron elegidas por el maestro de fisiólogos dado su valor proteico y energético para alimentar a un pueblo sitiado por todos lados, impidieron que la hambruna acabara con la vida de miles de personas en la zona leal. Ni alimentos nos vendían las grandes potencias democráticas temerosas de que el Führer enfureciera, pero sabedoras de que lo haría, de que lo había hecho ya en España, en Austria, en Checoslovaquia. Enrique Moradiellos, uno de los grandes historiadores de este país, escribió hace no mucho una tan monumental como esperada biografía, la de Don Juan Negrín López, cubriendo un vacío ya lacerante. Para ello no sólo contó con el archivo personal del gran científico y político, sino con los de la CIA, el FBI, el Foring Office, el KGB, los bancos de España, Francia, México, Inglaterra, Rusia y todos los archivos estatales de los países que tuvieron algo que ver, por activa o por pasiva, con la guerra y la posguerra española. Y no dejó cabos sueltos, es un libro de historia para la Historia.
Don Juan Negrín fue ante todo un hombre bueno, un hombre que sacrificó su vida para evitar que en su país ocurriera lo que tras la victoria de los felones ocurrió. Políglota –dominaba a la perfección cinco idiomas y con bastante tino otros tantos-, se formó en Alemania, siendo el maestro de casi todos los grandes fisiólogos españoles del siglo XX, desde Severo Ochoa a Grande Covián, pasando por García Valdecasas, José Puche, Blas Cabrera o Rafael Méndez. Comisario para la construcción de la Ciudad Universitaria madrileña, su meticulosidad y celo le llevaron en ocasiones a subirse a los andamios donde los albañiles trabajaban a marchas forzadas para acabar las nuevas facultades. Lo suyo fue siempre estar al pie del cañón, en el tajo.
La misma entrega, idéntico metodismo, ilusión, voluntad e ingenio que había aplicado a la formación de médicos y fisiólogos o a la supervisión de la construcción de la Ciudad Universitaria, dedicó Negrín a la política cuando de la mano de su íntimo amigo Indalecio Prieto accedió al Ministerio de Hacienda. Tras poner orden en las arcas públicas, Negrín, con el asentimiento del resto de ministros, decidió trasladar las reservas de oro a Rusia, el único país dispuesto a vender, y a qué precio, armas al gobierno democrático español. Años después de la guerra, Negrín entregó al Banco de España franquista justificantes pormenorizados que aclaraban en qué se había gastado ese dinero: Armas, comida y ayuda a los desterrados. Franco ocultó esos justificantes y siguió alimentado el mito de Satanás-Negrín. Hace años, Enrique Moradiellos y Ángel Viñas nos lo pusieron delante de los ojos junto con los de su archivo personal: No sólo se gastaron esas reservas, sino que el Gobierno republicano español dejó sin pagar un crédito a la URSS. Aún se debe.
Negrín sabía que sin la ayuda de las democracias la guerra estaba perdida. Soldados sin armas ni municiones, mal nutridos, difícilmente podrían ganar a un ejército bien pertrechado y apoyado por las potencias nazi-fascistas. Una y otra vez, hasta el final mismo de la contienda, apeló a las democracias para que obligasen a Franco a firmar una paz sin represalias; una y otra vez tanto Francia como Inglaterra se negaron, una y otra vez el fascista general Franco ignoró sus ruegos de paz sin venganza. Todos sabían lo que los fascistas españoles habían hecho en los territorios que habían ido tomando: Un exterminio político; también sabían lo que harían si ganaban la guerra. No se equivocó Negrín ni quienes le defendieron hasta la derrota. Negrín utilizó al Partido Comunista, nunca el Partido Comunista a él, para organizar la política de resistencia, seguro como estaba de que la guerra mundial estallaría de un momento a otro uniendo la causa de la democracia española a la de los aliados. El bienintencionado pero desgraciado golpe de Estado del coronel Casado dio al traste con su política de resistencia, pero Don Juan Negrín no se dio por vencido y desde la posición Yuste, en las proximidades de Elda, apenas custodiado por unos cuantos soldados, quiso proseguir la lucha junto a su pueblo. Salió de Alicante cuando los mercenarios le pisaban los talones, pero nunca se rindió. La España republicana, gracias a él, nunca se rindió.
Uno de los más grandes científicos y estadistas de este país logró salir de la mano de Moradiellos y de Viñas del vertedero de la ignominia y la mentira donde todavía yacen miles de españoles esperando que se haga la luz. Don Juan Negrín López, su verdad, nuestra verdad está al alcance de todos gracias a ellos y a Carmen Negrín que nos ha regalado la luz, lo que no quita para que quien quiera siga “instruyéndose” leyendo a ignorantes aviesos como César Vidal o Pío Moa: Éste es un grave problema de difícil y lenta solución, más cuando los historiadores e intelectuales “correctos” nutren las filas de la equidistancia cómplice, y sus propagadores están el el Gobierno. Sin embargo, en estos días de oprobio, miseria humana y represión, la figura de don Juan Negrín López es, tanto como entonces, un ejemplo a seguir: “Resistir, es vencer”.

Fuente: Diario del Aire (Publicado 18th December 2013 por )

Publicado en Republicanos | Etiquetado | Deja un comentario

#NousSommesCharlie

Viñeta Ygreck
Viñeta de @Ygreck en homenaje a los asesinados
Publicado en Los republicanos españoles de la Nueve recuperan París en 2014 | Deja un comentario

FORO DE DEBATE REPUBLICANO (VIII).- PSOE, Podemos y la III República

por Germán Gorraiz López *

Al cabo de 4 décadas, la crisis económica, la desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción de la élite político-económica y el creciente descrédito de la institución Monárquica han hecho revisar tales esquemas, incluida la tesis de la supuesta reconciliación nacional propagada por la “mass media” de la época de la Transición, todavía pendiente de su finiquito legal. Así, el grupo de trabajo de la ONU sobre desapariciones forzadas ha concluido en su informe preliminar que “el Estado español debería asumir la tarea de esclarecer las más de 114.000 desapariciones forzadas que se produjeron en España durante la guerra civil y la dictadura franquista” y ha lamentado que no haya “ninguna investigación judicial efectiva en curso ni ninguna persona condenada”, lo que atribuyen a “una combinación de diversos factores, como la interpretación de la Ley de Amnistía de 1977”, (conocida como Ley de la Reconciliación en la terminología transicionista).

03_01_IIIRepublicaParafraseando a Wright Mills en su libro “The Power Elite (1.956), el establishment del Estado español estaría formado por las élites financiera-empresarial, política, militar, jerarquía católica, universitaria y mass media del Estado español que serían los herederos naturales del legado del General Franco y que habrían fagocitado todas las esferas de decisión (según se desprende de la lectura del libro “Oligarquía financiera y poder político en España” escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet), iniciando asimismo una deriva totalitaria que habría ya convertido a la seudodemocracia española en rehén del establishment y que tendría como objetivo último la implementación en el próximo quinquenio del “Estado Tardofranquista”.

Asistiríamos pues a la escenificación de una lucha enconada entre un Tribunal Supremo, devenido en garante y tabla de salvación de las élites político-financieras del establishment inmersas en el top-ten de la corrupción, el nepotismo y el tráfico de influencias y el Tribunal Constitucional convertido en el último reducto de la resistencia democrática ante la progresiva implementación del nuevo Estado Tardofranqista. Dicho nuevo Estado beberá de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas y vendrá refrendado por iniciativas como la aprobación de la nueva Ley de Educación (Lomce);el rechazo del Grupo Popular a la proposición no de ley de IU para “sancionar penalmente los actos de apología de la dictadura franquista así como la actividad delictiva de los grupos de ultraderecha”, la distópica nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal y la implementación de la censura en Internet tras el cierre decretado por la AN de la web “Ateak Ireki” y la previsible modificación del Código Penal para constriñir hasta su nimiedad los derechos de huelga, reunión y manifestación.

Así, no sería descartable la próxima modificación de la actual Ley de Huelga a petición de la CEOE y una nueva y agresiva reforma del Código Penal, en la que se penalizará la resistencia a la autoridad (tanto activa como pasiva) y la convocatoria de concentraciones violentas por cualquier medio de comunicación, (incluido Internet y las redes sociales como Facebook, Twitter), con el objetivo inequívoco de hacer realidad la frase de Fraga en su etapa de Ministro de la Gobernación del régimen franquista (“La calle es mía”), a lo que se añadirá la adopción en las ciudades gobernadas por el PP como Madrid, de medidas anticívicas calcadas de la Ley franquista de Buen Gobierno (1948) y la posterior implantación en todo el Estado español de un clon de la Ley de Vagos y Maleantes (ley nacida en la II República y adoptada por aclamación por el régimen franquista).

Finalmente, asistiremos a la implementación de la Doctrina Aznar que tendría como ejes principales la culminación de la “derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa” y el mantenimiento de la “unidad indisoluble de España”, lo que se traducirá en el finiquito de la representación institucional lograda por EH Bildu en base al apoyo popular mediante la ilegalización del partido abertzale Sortu (tras la remisión por UPyD a la Fiscalía del TSJPV de una denuncia penal contra el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, al que acusa de “justificar y reivindicar la actuación de ETA”) lo que, unido a la prohibición de la celebración del referéndum sobre la independencia en Cataluña, conllevará el final de la más larga experiencia seudodemocrática de la historia del Estado española (35 años), quedando en manos del PSOE el perpetuar el Tardofranquismo en el Estado español mediante un Gobierno de coalición con el PP (PPSOE) o contribuir junto con Podemos a finiquitar las estructuras del Régimen del 78 y, posteriormente, instaurar la III República.

Fuente: Crónica Popular, 11/12/2014

* Analista de Economía y Política

Publicado en FORO DE DEBATE REPUBLICANO | Deja un comentario